Un factor de riesgo para tu salud llamado estrés

descarga-1
¿Cómo puede el estrés provocar el aumento de la presión arterial?


El estrés es la respuesta fisiológica (normal) a las actividades diarias o estímulo externo e interno que desencadenan situaciones tales como la lucha, huida o cualquier otra situación que represente peligro.

Ósea que, son muchas las situaciones o circunstancias que nos estresan, por ejemplo, el miedo a perder a un ser querido produce las mismas respuestas que cuando se tiene el temor de perder el trabajo, de igual forma, ante la amenaza inminente de un perro ladrando que podría atacarnos.

Estos factores desencadenantes son reconocidos como factores de estrés sicológicos, los cuales suelen repercutir físicamente al producir reacciones en el cuerpo.


¿Qué es lo que sucede en tales momentos en el cuerpo?


En circunstancias normales, las hormonas del estrés como la adrenalina, la noradrenalina, los glucocorticoides y la hormona antidiurética se liberan en la sangre para dar a los músculos la fuerza para luchar o huir.

En el caso de la hormona antidiurética su función es mantener estable el volumen de líquido en el cuerpo.

De ello se deduce que mediante la regulación de la cantidad de volumen de sangre esta hormona también tiene un efecto pronunciado sobre el volumen sistólico, que es la cantidad de sangre bombeada por el corazón.

Por lo tanto, la hormona antidiurética juega un papel crucial en la presión arterial.

En una situación estresante esta hormona actúa mediante la activación y aumenta ligeramente la presión arterial, lo que en individuos normales no afecta negativamente.

Sin embargo, cuando el estilo de vida de una persona es estresante y dicho individuo no sabe cómo hacer frente a diversos problemas, entonces se convierte en estrés crónico, angustia y / o ansiedad.

La ansiedad es una emoción común que es experimentada por cualquier persona en algún momento de la vida; sin embargo, puede afectar de manera negativa si no se trata adecuadamente.

Por lo que, el aumento de la vasopresina (hormona antidiurética) bajo circunstancias de estrés fuera de control (crónico) es una condición que incide directamente en el aumento de la presión arterial (hipertensión).

Dada la gravedad de lo que el estrés y la ansiedad pueden llegar a provocar, es importante que se aprenda a lidiar con ello de manera sana y adecuada para el beneficio propio de la persona y de quienes le rodean.

Vivir bajo un estado de estrés constante puede provocar un impacto directo y negativo en la salud, lo que podría desencadenar el desarrollo de enfermedades graves.

Recapitulemos, ante estímulos amenazantes y de carácter emocional, el estrés es una respuesta normal del cuerpo que lo pone en estado de alerta ante un peligro inminente (recurso natural para la preservación de la vida).

Sin embargo, el estrés crónico sin control lleva al cuerpo y la mente a un estado de percepción continua de acontecimientos cotidianos amenazantes, que a su vez, pueden causar el aumento de la presión arterial, lo cual es un factor de riesgo para el desarrollo de la hipertensión.

”El estrés es la basura de la vida moderna – que todos generamos, pero si no se desecha correctamente, se acumula y afecta tu vida”.- Terri Guillemets