¿Sabías que los niños también pueden presentar un derrame cerebral?

Post Image
Los niños y los bebés recién nacidos no están exentos de sufrir un derrame cerebral según las investigaciones.

Un accidente cerebrovascular es la perdida de la funcionabilidad cerebral a consecuencia de la interrupción del flujo de sangre al cerebro.

Cuando las células del cerebro son afectadas por la reducción del flujo sanguíneo, las células del cerebro mueren, por ende, se produce la interrupción de las funciones cerebrales.

Las causas de los accidentes cerebrovasculares en la niñez aún se desconocen a plenitud, pero se cree que podrían ser por problemas de los vasos sanguíneos en el cerebro y los coágulos que viajan desde el corazón.

El accidente cerebrovascular es relativamente poco frecuente en los niños, y solo dos de cada 100.000 niños son afectados cada año en todo el mundo.

La mayoría de los casos ocurren en niños menores de dos años de edad, y aún existe la necesidad de que se investigue más para comprender mejor las causas y los efectos de un derrame cerebral en niños.

 Tipos de accidentes cerebrovasculares

Hay 2 tipos principales de accidente cerebrovascular:

1. Accidente cerebrovascular isquémico – embolia (ya sea un coágulo de sangre) que bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro, interrumpiendo el flujo sanguíneo.

2. Accidente cerebrovascular hemorrágico – un vaso sanguíneo roto que sangra dentro del cerebro. En los recién nacidos, la hemorragia en el espacio que rodea al cerebro puede ocurrir y esto se llama: hemorragia subaracnoidea.

 Síntomas de un derrame cerebral en niños

Generalmente, los niños experimentan diferentes síntomas de derrame cerebral. Estos pueden incluir convulsiones, dolor de cabeza y fiebre.

Sin embargo, muchos de los síntomas de un derrame cerebral en los niños son similares a los experimentados por los adultos.

Los niños pequeños o niños mayores pueden desarrollar signos repentinos tales como:

  • Debilidad en un brazo o pierna, especialmente en un lado. Esto puede causar dificultad para caminar, o estar de pie y / o utilizar el brazo afectado. En los niños mayores puede ocurrir entumecimiento en el brazo o la pierna.
  • Dificultad para hablar, comprender, leer, escribir o concentrarse.
  • Problemas para ver en uno o ambos ojos.
  • Mareos, pérdida del equilibrio o falta de coordinación.
  • Dificultad para tragar.
  • Dolores de cabeza severos o inusuales, náuseas y / o vómitos.

Nota: Si usted advierte alguno de estos síntomas en el niño, no pierda tiempo y busque atención médica inmediata.

 Causas de derrame cerebral en niños

Actualmente se cree el 50% de los accidentes cerebrovasculares ocurridos en niños son por problemas de los vasos sanguíneos en el cerebro, mientras que un 25% son provocados por coágulos que viajan desde el corazón, y el 25% restante aún se desconoce su causa.

Una serie de condiciones médicas pueden aumentar las probabilidades de que su hijo sufra un accidente cerebrovascular. Veamos:

⊗ Diversos tipos de enfermedades cardiovasculares o una cirugía del corazón.
⊗ Vasos sanguíneos anormales o inflamados en el cerebro.
⊗ Problemas de coagulación de la sangre.
⊗ Bajo recuento de sangre.
⊗ Catéteres venosos centrales.
⊗ Algunos tipos de cáncer.
⊗ Infecciones importantes alrededor del oído o senos nasales.
⊗ Ciertas infecciones virales (como por ejemplo, la varicela, la cual se ha demostrado que puede causar un accidente cerebrovascular isquémico en niños).
⊗ Lesión en la cabeza.
⊗ Deshidratación.
⊗ Presión arterial baja (por mucho tiempo).
⊗ Tumores cerebrales.
⊗ Otras condiciones tales como la enfermedad de células falciformes y la talasemia.

Observación: Alrededor de un 25% de los niños que han sufrido un derrame cerebral, no necesariamente se han visto expuestos a estos factores de riesgo. Por lo que se desconocen las causa que han provocado dichos accidentes cerebrovasculares.

Las causas de derrame cerebral en los recién nacidos por lo general aún se desconoce. Los factores de riesgo incluyen complicaciones del embarazo, dificultades en el parto, trastornos de coagulación sanguínea y problemas cardíacos.
 Tratamiento tras el derrame cerebral

El tratamiento tras sufrirse un accidente cerebrovascular suele ser similar tanto en niños como en adultos (en clínicas y hospitales), y básicamente consiste en:

  • Suministro de drogas que hacen la sangre más fluida y menos propensa a coagularse (como la aspirina). Esto puede ser considerado para los niños que han tenido un accidente cerebrovascular isquémico.
  • Algunos niños con ictus hemorrágicos, pero no todos, pueden requerir de cirugía en el cerebro si han reducido la conciencia (por ejemplo, no están despiertos o alertas) o si la sangre hace presión en su cerebro.
  • Tratamiento de enfermedades subyacentes o asociadas.
  • Tratamiento e Investigación de la causa para evitar más ataques.
  • Rehabilitación.
  • Efectos a largo plazo de un accidente cerebrovascular.

Nota: Un niño que haya sobrevivido a un derrame cerebral tendrá que vivir por años con limitaciones funcionales y discapacidad.

Alrededor de un 20 al 40% de los niños tienen ictus recurrentes y de un 50 a 85% por ciento de los supervivientes a dicho episodio quedan con problemas a largo plazo. Como por ejemplo:

  • Epilepsia.
  • Trastornos del movimiento.
  • Problemas de aprendizaje.
  • Retraso mental.
 Busque atención médica de urgencia

El accidente cerebrovascular es una emergencia médica. Si su hijo experimenta síntomas como convulsiones, pérdida del habla o parálisis, busque atención médica de urgencia.