Prepárate para el invierno, protege tu salud

 

Las bajas temperaturas experimentadas en los meses que abarca el invierno traen consigo un aumento en la incidencia de enfermedades respiratorias. El frío ambiental y los cambios bruscos de temperatura alteran las mucosas y provocan inflamación (o favorecen fenómenos alérgicos), lo cual permite que los virus que regularmente se mantienen controlados, se expresen más agresivamente, aún en personas normalmente sanas. Además este clima predispone al contagio de algunas enfermedades que se transmiten por vía respiratoria.

Las enfermedades propias de la estación

Debido a que la mucosa de las vías respiratorias es la que mayormente entra en contacto con el aire frío, ésta es la que resulta más afectada. Entre las principales enfermedades que se presentan en estas épocas se encuentran: resfriado común, gripe, faringitis,bronquitis, amigdalitis y neumonía.

Toma tus precauciones

Debido a las condiciones generales de vulnerabilidad que presentan todas las personas adultas mayores (sobre todo a nivel inmunológico), en las cuales el organismo no responde con la misma eficacia a los agresores del medio ambiente (como virus y bacterias), debes tomar las precauciones necesarias que te permitan mantenerte saludable en esta época del año.

Te doy 10 sencillos consejos para evitar contraer enfermedades propias del invierno:

  1. Recibe la inmunización para influenza y neumococo que se aplica en los diferentes centros e instituciones gubernamentales y privadas del país.
  2. Abrígate apropiadamente, usa camiseta, ropa térmica, guantes y gorro. Evita cambios bruscos de temperatura y no te expongas al frío por tiempos prolongados.
  3. Prescinde (en la medida de lo posible) del contacto con familiares, amigos o vecinos con algún cuadro gripal.
  4. Lleva una dieta balanceada, rica en antioxidantes y minerales (sobre todo vitamina C y zinc). Diversos alimentos contienen estos nutrimentos: mandarina, naranja, toronja, guayaba y fresas.
  5. En caso de presentar síntomas de gripa, dolor muscular o fiebre, acude a revisión médica para evitar complicaciones posteriores (como neumonía o bronquitis) que requieran hospitalización o cuidados intensivos en casa.
  6. Toma bebidas calientes durante el día. Reafirma el hábito del lavado de manos antes de cualquier alimento y después de ir al baño.
  7. Controla óptimamente tus enfermedades crónicas de base, por ejemplo, diabetes mellitus, hipertensión, hipercolesterolemia, enfermedad pulmonar crónica o cardiopatía. No olvides tomar tus medicamentos todos los días (o como los haya prescrito tu médico).
  8. No te expongas al humo de tabaco o fogatas. Ten precaución con los aparatos de calefacción que utilizan gas.
  9. Evita la ingesta excesiva de alcohol porque puede interferir con algunos medicamentos o contribuir a la hipotermia.
  10. Acude a revisión médica por lo menos una vez durante el invierno para reforzar las medidas preventivas ya mencionadas.

Esta época del año es ideal para la unión familiar y la convivencia, así que participa en las fiestas, no te recluyas. Además, vigila con atención tus estados de ánimo y tus hábitos de sueño durante el invierno. No dudes en reportar a tu médico geriatra cualquier síntoma de ansiedad o depresión porque podría convertirse en algo crónico.

Hay que recordar, para finalizar, que la calidad de vida en la edad adulta mayor va siempre acompañada de una sensación de bienestar que puede ser conseguida a través del ejercicio. En invierno debes evitar las actividades deportivas al aire libre, pero puedes practicar ejercicio dentro de casa o en establecimientos cerrados. Las actividades que más recomiendo son yoga, Tai Chi, pilates o aeróbicos de bajo impacto, aunque no debemos pasar por alto que cada persona es diferente y dependerá de su estado particular el tipo de ejercicio que deba practicar.