Congelar frutas y verduras: te decimos cómo hacerlo correctamente para no salir de casa

Ante la situación de contingencia que se vive por la pandemia de COVID-19, muchas personas realizaron compras de víveres que incluyen alimentos perecederos, como frutas y verduras.

Si no estás seguro en qué momento podrás cocinarlas o comerlas, y por supuesto no quieres que se descompongan, lo mejor es congelarlas.

Para mantenerlas en buen estado durante la cuarentena, es importante saber cómo congelarlas correctamente. Aquí podrás encontrar una pequeña y sencilla guía para lograrlo.

#1 Picar

Después de haber lavado correctamente las frutas y verduras, debes afilar tu cuchillo para picar cada una de las piezas.

Cortarlas evitará que ocupen demasiado espacio en el congelador, además de que será más sencillo controlar las raciones al momento de su consumo.

#2 Escaldar

Escaldar la mayoría de las verduras es el secreto para congelarlas y que se mantengan en excelente estado.

De acuerdo con recomendaciones del College of Family and Consumer Sciences, de la Universidad de Georgia, es necesario no saltarse este paso, pues será la diferencia para lograr una buena preservación de los productos.

Para escaldarlas debes sumergirla en agua hirviendo, durante uno a tres minutos (depende de cada verdura) e inmediatamente llevarlas a un recipiente con agua fría para detener la cocción.

Después debes secarlas muy bien, ya que si están ligeramente húmedas en el congelador pueden quemarse.

#3 Divídelas

Una vez que hayas secado las verduras, divídelas en varias porciones. De esta forma, al momento de cocinar o preparar algún platillo no será necesario que descongeles toda la bolsa, sólo la cantidad necesaria.

#4 Elige a las ideales

Pareciera que todas las verduras se pueden congelar, sin embargo, no es tan aconsejable hacerlo con las que tienen mucha agua como el apio, la lechuga y los pepinos porque sus texturas se arruinarán por completo.

Las que sí pueden formar parte del congelador son las cebollas, los pimientos, calabazas, zanahorias, brócoli, elotes, etc.

#5 No te olvides de las frutas

Las frutas se pueden congelar, no obstante, puede tornarse un poco complicado debido a que éstas no se escaldan.

Hay algunas que se mantienen en excelentes condiciones como los frutos de bosques y frutas rojas como las fresas, arándanos, frambuesas y moras.

Si quieres guardar las demás frutas, como los mangos o los plátanos, puedes guardarlos enteros o pelados pero envasados al vacío.

Los cítricos también pueden estar pelados y en gajos, pero debes recordar que no será lo mismo que consumirlos en fresco.

#6 Etiquetas por todos lados

Que un producto esté congelado no significa que aguante mucho tiempo. Es por eso, que se aconseja, etiquetar bolsa o tupper con nombre y fecha de congelación.

Esto te ayudará a encontrar más rápido lo que buscas y podrás saber cuándo es el momento ideal para usarlos.